La salud bucodental es muy importante. Según la Organización Mundial de la Salud, se puede definir como la ausencia de dolor orofacial crónico, llagas, enfermedades periodontales (encías), etc. Es decir, la salud bucodental es vivir sin molestia alguna ni enfermedades o trastornos que afecten a la cavidad bucal.

irrigadores dentales

Tipos de irrigador dental

Y es que los síntomas de algunas de las enfermedades más importantes como cáncer, enfermedades cardiovasculares, diabetes o enfermedades respiratorias crónicas, se pueden manifestar a través de nuestra salud dental.

Por eso es tan importante mantener una boca sana y cuidar mucho la higiene bucal. Normalmente usamos el cepillo de dientes, el hilo dental, el enjuague bucal y las visitas ocasionales al dentista. Pero, a veces, eso no es suficiente y por eso se comienza a extender el uso de irrigadores bucales.

Irrigadores dentales más vendidos

  • Capacidad de dépositoCapacidad de déposito
  • Numero de boquillasNumero de boquillas
  • Nivel de presiónNivel de presión
  • MedidasMedidas
  • PesoPeso
  • Tipo de irrigadorTipo de irrigador
  • Oral-B Oxyjet
    MD20
  • 63,33
  • Capacidad de déposito600ml
  • Numero de boquillas4 boquillas
  • Nivel de presión1-5
  • Medidas15 x 16 x 18,5 cm
  • Peso980 g
  • Tipo de irrigadorNo portátil
  • Oral-B Oxyjet
    PRO-1000
  • 71,65€
  • Capacidad de déposito600ml
  • Numero de boquillas6 boquillas
  • Nivel de presión1-5
  • Medidas17 x 23 x 23 cm
  • Peso1,6 Kg
  • Tipo de irrigadorNo portátil
  • Oral-B Waterjet
    MD16
  • 47,49€
  • Capacidad de déposito600ml
  • Numero de boquillas4 boquillas
  • Nivel de presión1-5
  • Medidas14 x 16 x 25 cm
  • Peso848 g
  • Tipo de irrigadorNo portátil
  • Panasonic
    EWDJ10
  • 32,84€
  • Capacidad de déposito165ml
  • Numero de boquillas1 boquilla
  • Nivel de presión1-2
  • Medidas21 x 5 x 6 cm
  • Peso210 g
  • Tipo de irrigadorPortátil

Qué es un irrigador dental o bucal

Un irrigador dental es un aparato que nos ayuda a mejorar nuestra higiene bucal, y por eso es cada vez más habitual hablar con personas que lo utilizan. Se llaman “irrigadores dentales” o “bucales” porque constan de una salida de agua que podemos dirigir a nuestros dientes o boca.

Una sonrisa bonita, unos dientes blancos, un aliento fresco, una boca impecable y libre de infecciones, una buena imagen, una buena primera impresión… ¿Quién no ha soñado con ello? Seguramente tú también, pero sólo con el cepillado y el hilo dental no es suficiente. Es verdad que ser constante y cepillarse los dientes tras cada comida es algo imprescindible para gozar de una buena salud bucal, pero debemos complementar nuestra limpieza diaria con aparatos fabricados específicamente para garantizar un cuidado óptimo de nuestra boca. Con un irrigador bucal, tenemos a nuestro alcance un método práctico para mejorar nuestra higiene oral de manera eficaz y sin necesidad de ir al dentista.

Pero, ¿cómo funciona un irrigador dental o bucal? Cuando nos cepillamos los dientes, incluso con un cepillo eléctrico, es inevitable que queden restos de comida entre los dientes, aun si utilizamos seda dental. Si acudimos a un especialista para realizarnos una limpieza bucal, lo primero que hará será ponernos un chorrito de agua que va dirigiendo a cada zona de nuestra boca. Éste es el mismo principio que utilizan los irrigadores bucales, con la diferencia de que los puedes usar fácilmente en casa.

Constan de un depósito de agua que podemos rellenar también con colutorio bucal y una cánula o boquilla que introduciremos en la boca, y a través de la cual saldrá el chorro que podremos dirigir a nuestros dientes, encías, lengua y boca (después del cepillado). Son aparatos eléctricos y permiten regular la presión o intensidad con la que sale el agua, para adaptarse a las necesidades concretas de cada usuario.

En cuanto pruebes uno, ¡no sabrás cómo has podido vivir sin él!

Para qué sirve un irrigador dental o bucal

Es importante que sepamos que un irrigador dental (o bucal) no sustituye ni el cepillado ni un cuidado adecuado de nuestros dientes y boca, pero sí que es una fantástica opción para complementarlos y mejorar nuestra higiene bucal notablemente.

Los principales beneficios del irrigador dental son:

  • Mejora de la higiene bucal. El irrigador bucal complementa tus cuidados diarios de manera sencilla y muy práctica, llegando a cada rincón de tu boca sin tener que ir al dentista.
  • Eliminación de la placa bacteriana. Ayuda a eliminar las bacterias que forman la placa en las zonas de la boca de más difícil acceso, como por ejemplo los pequeños huecos entre los dientes.
  • Prevención de caries. Al tener la boca más limpia, evitaremos la formación de caries que pueden producirse como consecuencia de los restos de comida.
  • Blanqueamiento dental. Con el uso de un irrigador dental podrás eliminar esas pequeñas manchas de la superficie dental y conseguir unos dientes más blancos.
  • Reducción del sangrado de encías. Si tienes problemas en las encías como la periodontitis o las tienes muy sensibles y suelen sangrarte con el cepillado, el masaje que te hará el chorro de agua te ayudará a reducir tanto el sangrado como la sensibilidad de tus encías.
  • Prevención de inflamaciones e infecciones. Con una higiene oral óptima evitarás inflamaciones en las encías o infecciones en el resto de la boca.
  • Limpieza óptima de ortodoncias. Gracias al chorro de agua a presión, llegarás hasta el último rincón de tus brackets o aparato dental: bandas, alambres, frenos… ¡todo bien limpio!
  • Cuidado de implantes dentales. No sólo se puede utilizar sin problema si tenemos implantes dentales, sino que además es una opción muy recomendable si queremos mantenerlos limpios y en el mejor estado posible.
  • Prevención del mal aliento y sensación de limpieza. Porque, además de una buena salud bucal, no hay mejor sensación que la de tener la boca fresca y limpia, combatiendo la halitosis y dando así una buena imagen personal.

Principales beneficios de usar un irrigador bucal

Dado que la limpieza repercute en el color de nuestra dentadura, usando un irrigador bucal se pueden conseguir dientes más blancos ya que se eliminarán poco a poco las manchas de la superficie. No solo conseguiremos mejorar la salud, sino tener mejor imagen gracias a la ducha bucal que nos ofrece el irrigador dental. Todo esto, además, conseguirá que tengamos una boca más fresca, reduciendo la halitosis o mal aliento y malestar bucal.

irrigador dientes blancos

El irrigador dental está especialmente indicado para personas que tienen ortodoncia o implantes para conseguir limpiar los alambres y bandas de los aparatos. Los dentistas recomiendan el uso del irrigador bucal junto con el del cepillo. También para personas con periodontitis (problemas en las encías).

Está comprobado clínicamente que el uso del irrigador dental en combinación con el cepillado manual mejora la salud de las encías hasta un 93% mas respecto a usar solo el cepillo manual.

¿Qué tener en cuenta a la hora de comprar un irrigador oral?

Lo primero y más importante que hay que tener en cuenta para elegir entre todos los modelos de irrigador dental es nuestra propia necesidad. Hay que pensar bien cuál es el uso que queremos darle. Por ejemplo, si pasamos todo el día fuera de casa o viajando, obviamente tendríamos que decantarnos por un irrigador dental portátil, como el Panasonic o el Silonit. Si lo queremos para dejarlo en casa, funcionan mejor los modelos eléctricos y con cavidades para todos los accesorios, de manera que podamos tener nuestro mini-centro de limpieza bucal montado en el baño sin necesidad de retirarlo y listo para usar en cualquier momento.

En caso de que vayamos a darle un uso familiar, la mejor opción sería elegir entre los irrigadores dentales que cuentan con depósitos grandes de agua, ya que hará la limpieza más cómoda al no tener que parar continuamente a recargar. Y también entre los que acoplan diferentes tipos de accesorio para que los miembros de la familia puedan tener a mano el suyo propio.

De cualquier forma, tener uno en casa es algo casi necesario para nuestra salud, por lo que sea cual sea el modelo elegido, lo más importante es que no olvidemos darle uso diario.

irrigadores orales

Prueba el irrigador dental y mantén tu boca limpia y sana

 

Conoce las diferentes marcas de irrigador oral o dental

Aunque para algunos este aparato resulte poco conocido hay numerosas marcas en el mercado que lo fabrican para uso doméstico. Algunas de las más extendidas o con más oferta en cuanto a modelos y calidades son las siguientes:

Oral-B

La marca Oral B cuenta con numerosos modelos que se pueden encontrar fácilmente online, en grandes superficies o tiendas especializadas. Los precios oscilan entre los 50 y los 200 euros, habiendo por supuesto modelos mucho más complejos y caros. No obstante, en ese margen económico es posible adquirir uno de estos limpiadores efectivo y de buena calidad.

Una de las ventajas de esta marca es que ofrece confianza al consumidor, ya que se trata de una empresa líder en el sector buco-dental. En este aspecto, también ofrece muchos más tipos y modelos que otras marcas. Es posible elegirlos con el depósito más grande y más pequeño, con distintos tipos de cabezales o funciones, temporizadores, etc.

También permite encontrar con facilidad recambios o accesorios para completar o mejorar nuestro irrigador dental, así que a largo plazo significa una buena elección.
Uno de los modelos más recomendados de la marca es el Irrigador dental Oral B Professional Oxyjet MD20. Esta versión incorpora la tecnología de micro-burbujas llamada “Oxystream” y un depósito de más de medio litro de capacidad, uno de los más grandes del mercado.

Modelos destacados de la marca:

Waterpik

Aunque esta empresa no esté tan globalizada como Oral B es una de las más especializadas en la fabricación de irrigadores dentales. Se puede decir que casi tiene un irrigador oral para cada necesidad. Además, en su amplia selección de modelos diferentes incorpora una pequeña novedad: el irrigador dental de viaje. Son desmontables, mucho más pequeños que los demás modelos y fáciles de guardar en una bolsa de aseo hecha a medida.

Los precios oscilan desde los 70 hasta los 150 euros aproximadamente. Siempre y cuando elijamos un modelo relativamente básico. Aunque se pueden encontrar más baratos en páginas que ofrecen ofertas o promociones. También son muy fáciles de encontrar online o en tiendas especializadas. Y, al igual que Oral B, es fácil encontrar recambios y accesorios para completar el equipo. La ventaja de Waterpik es que al haber tantos modelos pueden ofrecer un irrigador dental para cada necesidad del cliente, con lo que resulta muy fácil encontrar uno que cumpla las expectativas previstas por el comprador.

Modelos destacados de la marca:

AEG

Y una vez vistas las dos marcas principales en cuanto a la fabricación y distribución de irrigadores dentales, pasamos a una menos conocida pero igual de eficaz. Se trata de AEG, cuya principal diferencia con las anteriores es el precio, ya que podemos encontrar productos de esta marca por apenas 35 euros, lo cual supone una diferencia de hasta el 40% con los modelos más económicos de las marcas más conocidas.

Aunque algunos compradores son reacios a este tipo de precios, hay muchos usuarios que se decantan por el producto más asequible siempre y cuando reúna unos requisitos de calidad mínimos. La principal desventaja de los irrigadores orales AEG es que apenas existen un par de modelos entre los que elegir. Eso sí, también cuentan con facilidad para encontrar los recambios y para adquirirlos online o en grandes superficies.

Esta marca puede ser una muy buena opción para personas que no hayan utilizado antes un irrigador dental, ya que pueden familiarizarse con el aparato y entrar en contacto con su uso para, más tarde, ampliar los accesorios o pasar a otra marca.

Modelos destacados de la marca:
  • AEG MD 5613

Panasonic

Y aunque no pensáramos que Panasonic pudiera fabricar este tipo de productos, cuenta con varios modelos de irrigador bucal portátil que compite con algunas de las marcas más conocidas. El precio es asequible para tratarse de una marca considerada de prestigio. Se puede encontrar online por menos de 60 euros dependiendo del modelo exacto. Es la opción ideal para los que busquen un irrigador bucal de viaje o para los que cuenten con poco espacio en su baño. También hay personas que lo utilizan para llevar al gimnasio o la oficina y así no descuidar la salud dental en ningún momento.

Su única desventaja, debido a su tamaño, es que el depósito de agua es pequeño, con lo que es muy posible que haya que parar a rellenarlo durante el proceso de lavado. Quitando eso es un modelo perfecto para las personas que pasan la mayor parte del tiempo fuera de casa y quieren llevarlo consigo.

Modelos destacados de la marca:

Silonit

Este fabricante es menos conocido que los anteriores y su modelo es bastante llamativo. A diferencia de los que hemos comentado anteriormente este irrigador dental no tiene funcionalidad propia, sino que se trata de un accesorio que se acopla a cualquier grifo. Está considerado ecológico ya que no consume electricidad y a diferencia del resto este no hace ningún tipo de ruido, es totalmente silencioso.

Otra de sus ventajas es el tamaño. Al no contar con baterías, ni cables, ni depósito de agua, este modelo es muy pequeño, manejable y fácil de guardar. También tiene mayor durabilidad al no funcionar con circuitos eléctricos. Se conecta con un anexo que encaja en cualquier grifo y desde ahí regulamos la temperatura del agua y la presión que queramos dar.

Otro punto a favor de este tipo de irrigadores bucales es que acoplan una pequeña cápsula donde podemos vertir gel limpiador o cualquier otro producto que queramos usar junto al agua para una mayor limpieza dental. También el precio es ventajoso, ya que se puede adquirir por unos 60 euros, aunque es más difícil encontrarlo en tiendas y habría que comprarlo directamente online.

Modelos destacados de la marca:
  • Silonit

Video sobre los Irrigadores orales

Comparte:
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+4