¿Cómo usar un irrigador dental? Que es y para que sirve

irrigador dientes blancosUna sonrisa bonita, unos dientes blancos, un aliento fresco, una boca impecable y libre de infecciones, una buena imagen, una buena primera impresión… ¿Quién no ha soñado con ello? Seguramente tú también, pero sólo con el cepillado y el hilo dental no es suficiente. Es verdad que ser constante y cepillarse los dientes tras cada comida es algo imprescindible para gozar de una buena salud bucal, pero debemos complementar nuestra limpieza diaria con un irrigador dental, aparato fabricado específicamente para garantizar un cuidado óptimo de nuestra boca. Con un irrigador bucal, tenemos a nuestro alcance un método práctico para mejorar nuestra higiene oral de manera eficaz y sin necesidad de ir al dentista.

¿Qué es un Irrigador Dental?

Es un aparato para limpiar los dientes que nos ayuda a mejorar nuestra higiene bucal, consiste en una ducha bucal mediante un chorro de agua a presión que dirigimos a nuestros dientes y encías.

Constan de un depósito de agua que podemos rellenar también con colutorio bucal y una cánula o boquilla que introduciremos en la boca, y a través de la cual saldrá el chorro que podremos dirigir a nuestros dientes, encías, lengua y boca (después del cepillado). Son aparatos eléctricos y permiten regular la presión o intensidad con la que sale el agua, para adaptarse a las necesidades concretas de cada usuario.

 

¿Cómo Usar un Irrigador Bucal de Forma Eficiente?

Cuando nos cepillamos los dientes, incluso con un cepillo eléctrico, es inevitable que queden restos de comida entre los dientes, aun utilizando seda dental. Si acudimos a un especialista para realizarnos una limpieza bucal, lo primero que hará será ponernos un chorro de agua que va dirigiendo a cada zona de nuestra boca. Éste es el mismo principio que utilizan los irrigadores dentales, con la diferencia de que los puedes usar fácilmente en casa.

A continuación te mostramos paso a paso como utilizarlo:

1️⃣  Llena el depósito con agua templada, si lo deseas puede añadir enjuague bucal al agua. Recuerda llenar primero con agua el recipiente antes de introducir el enjuague.

2️⃣  Selecciona la boquilla que mejor se adapte a tus necesidades y fíjala en su posición. Normalmente debemos ejercer presión hasta escuchar un clic.

3️⃣  Selecciona el nivel de presión con el que hacer el lavado mediante el selector. Se recomienda empezar por el lavado más suave e ir subiendo progresivamente. Hay personas a las que un nivel  alto de presión les hace sangrar las encías, de ahí que se recomiende empezar por el nivel más bajo.

4️⃣  Colócate encima de la pica del lavabo, dirige la boquilla del irrigador hacia tus dientes o encías y a continuación pulsa el interruptor para activar el chorro de agua a presión.

En el siguiente video hablan del irrigador dental, de sus beneficios y como usarlo.

Es cada vez más habitual comprar un irrigador dental, muchas personas ya lo utilizan y gozan de una salud dental óptima.

¿Cuales son los beneficios de usar un irrigador dental?

Es importante que sepamos que un irrigador bucal no sustituye ni el cepillado ni un cuidado adecuado de nuestros dientes y boca, pero sí que es una fantástica opción para complementarlos y mejorar nuestra higiene bucal notablemente.

Los principales beneficios son:

  • Mejora de la higiene bucal. El irrigador bucal complementa tus cuidados diarios de manera sencilla y muy práctica, llegando a cada rincón de tu boca sin tener que ir al dentista.
  • Eliminación de la placa bacteriana. Ayuda a eliminar las bacterias que forman la placa en las zonas de la boca de más difícil acceso, como por ejemplo los pequeños huecos entre los dientes.
  • Prevención de caries. Al tener la boca más limpia, evitaremos la formación de caries que pueden producirse como consecuencia de los restos de comida.
  • Blanqueamiento dental. Con su uso podrás eliminar esas pequeñas manchas de la superficie dental y conseguir unos dientes más blancos.
  • Reducción del sangrado de encías. Si tienes problemas en las encías como la periodontitis o las tienes muy sensibles y suelen sangrarte con el cepillado, el masaje que te hará el chorro de agua te ayudará a reducir tanto el sangrado como la sensibilidad de tus encías.
  • Prevención de inflamaciones e infecciones. Con una higiene oral óptima evitarás inflamaciones en las encías o infecciones en el resto de la boca.
  • Limpieza óptima de ortodoncias. Gracias al chorro de agua a presión, llegarás hasta el último rincón de tus brackets o aparato dental: bandas, alambres, frenos… ¡todo bien limpio!
  • Cuidado de implantes dentales. No sólo se puede utilizar sin problema si tenemos implantes dentales, sino que además es una opción muy recomendable si queremos mantenerlos limpios y en el mejor estado posible.
  • Prevención del mal aliento y sensación de limpieza. Porque, además de una buena salud bucal, no hay mejor sensación que la de tener la boca fresca y limpia, combatiendo la halitosis y dando así una buena imagen personal.
Está comprobado clínicamente que el uso del irrigador dental en combinación con el cepillado manual mejora la salud de las encías hasta un 93% mas respecto a usar solo el cepillo manual.

¿Cómo limpio mi irrigador dental?

Para una buena limpieza necesitará:

  • Agua
  • Vinagre
  • Jabón lavaplatos
  • Esponja
Si dispone de lavavajillas no será necesario utilizar el jabón ni la esponja.

Deberá seguir estos 4 sencillos pasos:

⇨ Limpieza del depósito de agua

Desmonte el depósito de agua. Si el aparato tiene válvula quítela y límpiela bajo el grifo con sus manos. Ya con el depósito libre lávelo en la bandeja superior de su lavavajillas o bien utilizando el jabón y la esponja.

Limpieza de las piezas internas del irrigador bucal

Llene el depósito mezclando medio litro de agua con 3 o 4 cucharadas soperas de vinagre blanco. Conecte el irrigador y déjelo trabajar hasta que haya gastado la mitad de la solución. Tras este paso, deje la manguera en el fregadero drenando unos 15 minutos. Posteriormente, encienda su irrigador y vacíelo completamente. Por último, enjuáguelo haciendo pasar un depósito completo de agua tibia.

⇨ Limpieza del mango del irrigador oral

Para la limpieza del mango debe sumergirlo en vinagre blanco durante 10 minutos y seguidamente aclararlo con agua.

Cómo limpiar los cabezales del irrigador

Para la limpieza de los cabezales debe sumergirlos en vinagre blanco durante 10 minutos y posteriormente enjuagarlos con agua.

¿Se puede usar el irrigador dental con ortodoncia?

Por supuesto. Le ayudará a llegar a las zonas con un difícil acceso, además de reducir el efecto de las bacterias acumuladas alrededor de su ortodoncia. Asimismo, mejorará la higiene de sus dientes y encías.

¿Son recomendables los irrigadores dentales para fumadores?

Rotundamente, SI. El chorro de agua le ayudará a que la nicotina y el alquitrán presentes en los cigarrillos no se adhiera a sus dientes. Su uso diario evitará la aparición de manchas amarillas en sus dientes además reducirá las posibilidades de sufrir gingivitis y periodontitis.

¿Hay diferencia entre un irrigador y un cepillo eléctrico?

Aunque pueda parecer lo mismo por su aspecto similar NO es así. El irrigador dental es un aparato que utiliza un chorro de agua para eliminar la placa y los restos de comida entre dientes y encías. Por otro lado, el cepillo eléctrico es un instrumento que hace movimientos automáticos muy rápidos de las cerdas del cepillo para limpiar los dientes y las zonas de fácil acceso.